Escuela de rock

Todos saben que Richard Linklater, responsable de la trilogía Antes del amanecer-del atardecer-del anochecer, no solo es de los mejores realizadores contemporáneos, sino también de los más amables. Y una de sus mejores (y también, más amables) películas es Escuela de Rock, la historia de un músico que finge ser profesor en un colegio primario para formar una banda y ganar un concurso. Que, en el camino, encuentra una vocación, el amor por la docencia y el otro amor, también. Un filme utópico con un enorme protagónico de Jack Black y los mejores chicos músicos del mundo (la banda de sonido es sensacional). En Paramount+

Meteoro

Destrozada sin motivos por la crítica, esta película de aventuras con los más lindos y desaforado efectos visuales que ha visto el cine contemporáneo es, por metáfora, dos cosas. La primera, una celebración de la infancia, del juego, de la bondad y la alegría de la aventura. Por el otro, una justificación del cine y del arte (gran escena entre Susan Sarandon y Emile Hirsch sobre qué significan “las carreras”). También es un grandísimo homenaje a los dibujos animados de todas las épocas. Meteoro es una película de una gran felicidad creada por las hermanas Wachowski que merece reivindicación urgente. En HBO Plus.

Kiki’s Delivery Service

Kiki es una de las películas menos “mencionadas” de Hayao Miyazaki y quizás una de las más interesantes respecto de la mirada sobre lo femenino. Una brujita de 13 años debe cumplir con algo indispensable en su educación: vivir un año alejada de su familia. Lo hace en una ciudad donde establece un servicio de delivery para una panadera tan maternal como inteligente. La película muestra el primer amor, los primeros sinsabores y el descubrimiento del mundo con alegría, aventuras y la magia del dibujo dedicado y sutil propio del realizador de Mi vecino Totoro. Sí, también es una obra maestra. En Netflix.

(gentileza)