fila de autos

Fila de autos por calle Villegas

La tarde del viernes comenzó con la noticia de la llegada de distintos camiones con variedad de combustibles. El diesel después de varios días sin aparecer, se ponía en escena pero no se podía confirmar la cantidad disponible.

Así fue como algunos que habían dejado sus autos desde el día anterior, durmiendo en la calle y haciendo la fila a la espera de los fluidos, como los que se fueron enterando por las redes sociales, corrieron a los puntos de expendio de combustible para intentar logar “echarle” algo de líquido a sus medios de transporte habituales.

Larguísimas filas se pudieron ver tanto en la Ruta 40 desde la Vega San Martín donde se encuentra emplazada la estación YPF más remota del pueblo, y se extendían hasta el barrio Vega Maipú.  A las 20:20 informaron que contaban con nafta para solamente para 65 vehículos y gasoil para 225, por ellos solicitaron a los vecinos y vecinas que desistan de sumarse a la fila. A las 22 Hs. confirmaron que se acabó la provisión de combustibles y comentaron que para el viernes estarían esperando la llegada de un camión con 7000 litros de nafta Infinia, sin confirmación de llegada ni de horario posible. Este podría atender la necesidad de 350 vehículos. Asimismo confirmaron que aguardan la llegada de dos camiones con diesel pero estiman que su llegada sería entre el sábado y el domingo.

camion ypf

En el caso del Automóvil Club Argentino, sobre avenida Köessler también se repitió la experiencia con una extensa hilera de autos que llegaba hasta el cruce con la ruta del regimiento (RP62). A las 19.40 se informó que se acabó el suministro de todos los tipos de combustibles quedando una extensa fila a estacionada a la espera de la reposición, la misma podría ser el viernes pero aun no fue confirmado.

En el casco céntrico la fila tuvo sus vueltas, comenzaba en la esquina de Curruhuinca y Av. San Martín y se fue encargando de ocupar toda la extensión de la calle Villegas hasta el lago Lacar, para tomar la avenida costanera y subir por calle Obeid hasta la intersección con Mariano Moreno.
A las 20.45 aun quedaba combustible para proveer a 300 vehículos entre Nafta y Gasoil y fue la policía la encargada de recorrer la extensa fila por calle Villegas hasta advertir al conductor del que sería último vehículo en recibir combustible, el mismo se encontraba en la intersección con Mariano Moreno.

Según se supo, la llegada de los camiones pudo hacer sido “destrabada” por una gestión con la Cámara de Expendedores de Combustible,  que el mismo Saloniti confirmó en una entrevista radial, haber realizado en las últimas horas.

(gentileza)