Podría llamarse la cirugía de tendencia dentro de las más realizadas en el país y el mundo. Entre sus múltiples beneficios, la rinoplastia es de las cirugías plásticas más pedidas para devolver armonía. ¿Las causas? Haber padecido un traumatismo en la zona, respirar con inconvenientes o no estar conforme estéticamente. Una decisión que otorga mejor calidad de vida. Precios y todo lo que hay que conocer en lo previo.

Si los cirujanos plásticos en Buenos Aires tuvieran que estimar cuál es la razón por la que cada vez más mujeres y también algunos hombres consultan por la operación de nariz, sin dudas dirían por motivos de imagen y autoestima, buscando proporcionalidad perdida por diferentes causas que van desde lo congénito a un accidente.

Para fines de 2018, y según la Encuesta Global de Estética, Argentina ostentaba unas 273 mil cirugías plásticas al año, más lejos que países como Estados Unidos, pero igualmente en el top ten de la Sociedad Internacional de Cirugía Estética (ISAPS) que nos ubica en el puesto 2 de Sudamérica. Una tendencia que corrobora cómo los argentinos reinciden o experimentan en el bisturí estético de forma permanente, y desde todos lados, incluso, el exterior por la conveniencia económica.

De esta manera, las intervenciones de este tipo crecen yendo atrás de mejorar desde la estética para que el paciente consiga sentirse a gusto con el resultado, sin perder jamás la trascendencia de su función respiratoria. Una meta elemental al momento de considerar esta técnica. Que incluye ambos factores en un mismo procedimiento.

El valor monetario al momento de considerar someterte a una rinoplastia

El precio operación de nariz en términos generales se halla estandarizado en el país. Aun así, puede modificarse dependiendo de diversos factores como: los años del paciente, si ha tenido operaciones anteriores o incluso mala praxis, del valor de los elementos necesarios para el procedimiento, casi siempre dolarizado, si necesita algún tipo de corrección funcional más allá de mejorar desde lo visual, y de la experiencia del profesional a cargo y la institución.

Por recomendación de muchos profesionales, no es lo único que debe considerarse al decidir someterse a esta cirugía. Lo primero que debe primar es la experiencia de quién lo hará. Y tiene una razón central, se trata de un proceder cosmético funcional muy exigente en términos de habilidad y conocimiento del cirujano que debe actuar con expertise, expectativas reales y sumo cuidado porque se trata de modificar rasgos permanentes de la nariz o el tabique, lo que sí o sí afectará el aspecto de la persona en lo que sigue.

Desde el portal, y para estar cien por ciento tranquila/o, te invitamos siempre a asesorarte primero de forma presencial.

La entrada ¿Pensando en hacerte una rinoplastia? Qué debés saber antes se publicó primero en .

(gentileza)