La problemática educativa en la provincia del Neuquén es más profunda de lo que parece. El Gobierno anunció en febrero que el 3 de marzo iniciaba el ciclo lectivo, pero eso no se pudo materializar.

Pese a que se habla del paro docente, el cual lleva más de una semana, hay otros problemas que no permiten el normal desempeño de las clases. Por un lado las deficiencias edilicias, las cuales no fueron tratadas en un año de las escuelas cerradas. Por el otro la falta de elementos de seguridad, hay pocos carteles, en muchas instituciones podría haber dos entradas y sólo hay un termómetro y no llegaron todas las mascarillas para los docentes, por lo que no podrán estar frente a las aulas.

Pero algo que es un trámite burocrático y podría haber sido solucionado en el mes de febrero, es el de la designación de cargos y horas. Al momento de la presentación de los docentes, los directivos sabían con qué plantilla iban a contar y elevaron las necesidades, sin contar que en diciembre ya había un panorama de cómo terminó el 2020.

Pero no hubo llamados para cubrir esas vacantes en febrero y los que se realizaron en marzo no fueron con la cantidad solicitada por las escuelas, tanto de inicial, primarias, medias, técnicas o de superior.

Según el último relevamiento realizado por ATEN en San Martín de los andes, en primaria es necesario cubrir 40 cargos de maestra de grado. Lo que significa 40 cursos sin clases, a 20 0 25 chicos por grado, suma más de 800 alumnos sin clases. A esto hay que sumarle en ese nivel la falta de cuatro cargos especiales y nueve directivos.

Por su parte, en el nivel inicial es necesario cubrir 10 cargos de maestra de sala, cuatro de preceptora, uno de vicedirección y dos de áreas especiales. En media, hace falta cubrir 16 cargos y más de 70 horas, en tanto que en el nivel superior el déficit es de 330 horas catedra.