Si bien el Gobierno nacional decidió suspender los vuelos que conectan el territorio argentino con Brasil, Chile y México, con el objetivo de evitar la llegada de las nuevas cepas y la segunda ola de coronavirus, no tomó nuevas medidas para controlar a los transportistas que ingresan por tierra.

Por su cercanía geográfica, Neuquén mantiene un estrecho vínculo con Chile. Aunque desde marzo del año pasado la frontera permanece cerrada, a diario una gran cantidad de camiones y transportistas habilitados pasan de un país al otro. Contemplando esto, se creyó que el Ejecutivo nacional iba a disponer nuevas medidas de control para contener el avance de la pandemia. pero esto no fue así.

(gentileza)