La segunda ola impacta en todo el país y de apoco se extienden las zonas que se colorean de rojo. Es por ello que en diferentes regiones de la argentina se toman medidas, las cuales buscan frenar la expansión del virus.

En la provincia de Río Negro se dispuso que para ingresar se deberá hacer con un test negativo rápido o con un PCR. La medida rige para todas aquellas personas que lleguen desde las diferentes provincias vía terrestre o aérea, quedan exceptuados los residentes de Neuquén y el transporte interprovincial de los corredores Cipolletti-Neuquén, Viedma-Patagones, y El Bolsón-Lago Puelo.

Esta medida busca frenar el ingreso de probables positivos, lo que permitiría que en la región no aumente la curva de casos. Pero no fue bien recibida por el sector turístico de Bariloche. Allí los empresarios criticaron y plantearon que la barrera tendrá un efecto negativo.

Esta restricción ya existe en otros destinos turísticos del país, en los cuales funciona desde hace meses la exigencia de un test negativo. En los cuales no se detectó que las medidas generen efectos adversos.

(gentileza)